La Universidad de La Laguna  y
l'Associazione Culturale
"Harwa 2001" ONLUS
presentan


Tumba de Harwa 2006

 

Localización de los trabajos
a
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 1 2 3 4 5
Marzo
Abril
 
Quién era Harwa
 

28 de febrero

por Miguel Ángel Molinero Polo

En el trabajo del epigrafista hay días que parecen tocados de una suerte especial. No se trata de que estemos más despiertos, porque precisamente llevamos varias noches durmiendo algo menos de lo deseable, y el calor aumenta la sensación de fatiga, pero hoy ha sido especial.
Desde que empezamos la campaña hemos estado dedicados a la reconstrucción del marco decorativo de la puerta IS5, es decir, el acceso que va de la Primera Sala Hipóstila a la cámara del extremo suroccidental –se numeran de este a oeste–. Hace dos años ya habíamos identificados varios bloques de pared que correspondían con seguridad a esta puerta, lo que incluía el emplazamiento original de alguno de ellos. En esta semana de trabajo, hemos estado revisando todos los fragmentos de decoración que se encontraron en la cata delante de este vano. El trabajo es lento, porque hacemos un registro exhaustivo, en una ficha, de cada fragmento significativo que tengamos la duda razonable que pueda proceder de la puerta. Al final del trabajo en la tumba todos tendrán que quedar registrados –y si hay suerte, colocados en su lugar de origen, cualquiera que este sea–, de manera que aunque ahora no los utilizásemos, es un trabajo que llevamos adelantado. Los que son muy pequeños y con signos que no se llegan a identificar, no pueden ser objeto, por ahora, de ningún tratamiento. Durante la semana pasada hemos reconocido algunos bloques de este lugar; en general no más de cinco por día.
¡Hoy hemos llegado a ensamblar una treintena de bloques! Durante toda la mañana, sacábamos de uno de los cajones un fragmento de pared, leíamos los jeroglifos, reconocíamos que habíamos visto en estos días una palabra, un parte de la escena, la mitad de un signo, que podía ir junto a ellos y, en efecto, unían. Y a continuación, había otro que ensamblaba con los anteriores, y hasta un cuarto y un quinto. Al cierre de la jornada, tenemos una idea mucho más clara del esquema decorativo de la puerta, con una escena de ofrenda en el dintel y tres columnas de texto en las jambas que pueden leerse en parte y con la columna central pintadas en blanco y las laterales en rojo. Todos los días son productivos, a su manera, pero hoy ha sido, además, emocionante.


 

 

LA MISIÓN


Los miembros
El inspector
Los trabajadores egipcios
 

 

LA FOTO DEL DÍA

< Página anterior       Página siguiente >